En paz con todos los Hombres

9712002056_2458cb12d9_o_bn
FacebookTwitterGoogle+tumblr

Todos los días nos enfrentamos a diferentes conflictos, en mayor o menor grado y en diferentes formas y situaciones, entonces podemos decir con certeza que los conflictos son parte de nuestro diario vivir. Debemos comprender que los conflictos son inevitables y que podemos crecer como resultado de ellos.

Existen diferentes conflictos: Conflictos internos, matrimoniales, laborales, sociales, políticos, morales, espirituales, etc. Pero ¿por qué algunas personas tienen más facilidad que otras para enfrentarlos? ¿Por qué actuamos diferente? ¿Por qué algunos crecen, otros se estancan y otros retroceden?

Lo que marca la diferencia en la forma de lidiar con los conflictos en nuestra vida a veces tiene que ver con la  personalidad, o también la forma en que hemos sido educados, pero sobre todo, el conocimiento y la plenitud de la Palabra de Dios en nuestra vida.

Pablo nos dice que vivamos en paz con los que nos rodean, es más, lo describe como nuestra responsabilidad, él sabía muy bien que la paz no es el resultado de un simple deseo. La paz es el resultado de un esfuerzo intencional y conjunto: comprensión, determinación y fe. Así que dijo: “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.” Romanos 12:18

¿Cómo desea Dios que actuemos frente a los conflictos? El ejemplo de Jesús es vital para nosotros sobre como manejar los conflictos en nuestras vidas. Dios nos instruye a estar en paz ¿Lo hace usted? ¿Qué debe usted hacer para reconciliarse con otros? ¿Qué necesita cambiar en su vida para resolver conflictos y vivir en paz y armonía con otros? Debemos buscar y desear la paz,

Andrea Maldonado C. Directora S&V