Editorial

FacebookTwitterGoogle+tumblr

Somos culpables de muchos errores y faltas, pero nuestro mayor delito es abandonar a los niños, la fuente de la vida. Muchas cosas que necesitamos pueden esperar; los niños NO. Ahora es el momento en que sus huesos se forman, su sangre se constituye y sus sentidos se desarrollan. No les podemos contestar mañana, su nombre es HOY.” Gabriela Mistral

Muchos padres cristianos consideran que la enseñanza de la Biblia requiere una amplia preparación o es una obligación exclusiva de la iglesia. Sin embargo, mientras damos solución a este dilema, el mundo está tomando cada día más autoridad sobre las vidas de nuestros hijos.

En nuestro país los niños menores de 14 años son el 20% de la población. Al ver la agenda nacional percibimos una tremenda urgencia de que los padres cristianos y la Iglesia trabajen para ver a Cristo moldeado en la vida de los niños.

Si Jesús con tanta demanda les dio prioridad a los niños, los puso como ejemplo, elevando la niñez a un valor sin igual y estableció la actitud de un niño como el verdadero modelo de carácter para ser parte del Reino de Dios, nuestra visión para con los niños debe ser más grande que la visión del mundo para ellos.

Esta edición es un desafío para padres, maestros, educadores, líderes de la infancia. El mundo no puede moldear a nuestros niños; con la ayuda de Dios, debemos ser intencionales en formar bíblicamente a los pequeños a fin de guiarles a ser hombres y mujeres de fe que conocen a Dios, sus atributos y Su gloria, que amen su Palabra y sus principios, que extiendan, expresen y defiendan sus enseñanzas.

Andrea Maldonado C.

Directora Salud y Vida