¿Cómo aprenden mis hijos?

FacebookTwitterGoogle+tumblr

Las diferentes etapas de aprendizaje en mis hijos

Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. Proverbios 22:6

Primeramente debemos recordar que somos padres cristianos y antes de cualquier teoría está la palabra de Dios y debemos dejarnos guiar por el Espíritu Santo para sembrar en las pequeñas vidas la sana doctrina”

Autor: Alejandra Vidal

Hoy en día vemos que los padres cada vez más están delegando la responsabilidad de criar los hijos a los colegios/escuelas, tanto en formar valores como en educar para la vida. La iglesia no ha quedado exenta de ello, delegando la responsabilidad a la escuela dominical o academias bíblicas, pero ¿dónde está la responsabilidad de instruir al niño en su camino? ¿dónde están los padres que oran junto a sus hijos, hablan acerca de Jesús y son ejemplo vivo para sus niños todos los días?. Ya sé, ustedes me dirán que no hay tiempo, que el horario de trabajo no coincide con el de sus hijos, que difícilmente comparten una comida juntos, etc. Cada día trae su propio afán y cada vez nos cuesta más “hacer familia”. Entonces la pregunta es: ¿cómo puedo guiar a mis hijos en estos tiempos?.

Por la palabra de Dios sabemos que nuestros hijos no nos pertenecen, que solo son un préstamo del que daremos cuenta algún día, según haya sido nuestra buena o mala mayordomía en cuanto a su crianza, y es debido a esto que debemos preocuparnos por enseñar la palabra de Dios. Primeramente debemos recordar que somos padres cristianos y antes de cualquier “teoría” está la palabra de Dios y debemos dejarnos guiar por el Espíritu Santo para sembrar en las pequeñas vidas la sana doctrina.

En segundo lugar, existen varias metodologías de aprendizaje. Según la edad del niño y el estilo que predomine en él, existen investigaciones1 que proponen cuatro etapas del desarrollo cognitivo en el ser humano:

Etapa sensorio motriz, desde el nacimiento a los 2 años aproximadamente. En esta etapa los niños aprenden según la interacción física que tengan con el mundo que les rodea, todo lo quieren tocar y llevárselo a la boca, es muy importante explicar la palabra de Dios a través del juego, canciones, gestos muy exagerados e imágenes de colores que llamen su atención.

Etapa preoperacional, entre los 2 a 7 años. Los niños en esta etapa poseen pensamiento concreto, se les dificulta imaginar situaciones que requieren de empatía, no logran medir el tiempo a largo plazo, por lo que la enseñanza debe ser lúdica, armoniosa y dinámica. Cabe señalar que en esta etapa comienza la negación (a toda sugerencias dicen “NO”) y los “¿porqués?”.

Etapa operaciones concretas, entre los 7 a 12 años. El pensamiento del niño comienza a ser más abstracto, por lo que puede comenzar a utilizar la lógica para algunas situaciones. En esta etapa comienzan a “cuestionar”, por lo que es necesario cimentar su fe en Cristo, ser ejemplos vivientes cada día como instruye Pablo a Timoteo; en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. (I Timoteo 4:12)

Etapa operaciones formales, 12 años en adelante. Esta etapa es la última del desarrollo cognitivo propuesto por Piaget, en ella se alcanza la abstracción, se adquiere el razonamiento y la lógica. Continúan los “cuestionamientos” y comienzan a buscar su propia identidad, es muy trascendente que creen lazos con sus pares cristianos y tengan su comunidad donde se desarrollen espiritualmente.

Dios nos manda a cumplir nuestro deber como padres de manera sabia, entregándonos también las herramientas para hacerlo. Para que este aprendizaje sea más efectivo es necesario tener en cuenta la etapa en la que se encuentra el niño para desarrollar la forma más pertinente de enseñanza.