¡Eres un inútil!

Violencia hacia el varón, una realidad oculta en la iglesia

“Estoy cansado, me siento hastiado de tanta violencia y no sé qué hacer,  ya no tengo ánimo de volver a mi casa porque siempre es lo mismo, soy violentado por mi mujer”…

Leer Más

La adoración en el tiempo no envejece

Llegar a la tercera edad y especialmente pasados los 70, implica un batallar constante con los desgastes del organismo, los huesos, los oídos y la vista, malestares propios de la vejez y del privilegio de estar vivos.

Leer Más

¿Cómo transformar el conflicto en bendición?

Los conflictos en las relaciones humanas son algo normal y frecuente, pero ¿cuál debe ser la conducta cristiana en estas situaciones? o ¿cómo actuar para transformar el conflicto en una oportunidad de bendición?

Leer Más

El Diálogo, puente para el conflicto

Sería lindo decir que al hacernos cristianos se resolverán todos nuestros conflictos. Que todas nuestras relaciones interpersonales serán perfectamente armónicas.

Leer Más

 

Ese hermano que peca contra mí

Cada vez que una amiga me visita, siempre tiene algo que contar sobre algunas situaciones que vive en su iglesia local, frases como “tal persona no me saludó”, “o aquella hermana me miró mal”, entre otras, son las interminables quejas de siempre.

Leer Más

 

Artículos

En paz con todos los Hombres


Todos los días nos enfrentamos a diferentes conflictos, en mayor o menor grado y en diferentes formas y situaciones, entonces podemos decir con certeza que los conflictos son parte de nuestro diario vivir. Debemos comprender que los conflictos son inevitables y que podemos crecer como resultado de ellos.

Existen diferentes conflictos: Conflictos internos, matrimoniales, laborales, sociales, políticos, morales, espirituales, etc. Pero ¿por qué algunas personas tienen más facilidad que otras para enfrentarlos? ¿Por qué actuamos diferente? ¿Por qué algunos crecen, otros se estancan y otros retroceden?

Lo que marca la diferencia en la forma de lidiar con los conflictos en nuestra vida a veces tiene que ver con la  personalidad, o también la forma en que hemos sido educados, pero sobre todo, el conocimiento y la plenitud de la Palabra de Dios en nuestra vida.

Pablo nos dice que vivamos en paz con los que nos rodean, es más, lo describe como nuestra responsabilidad, él sabía muy bien que la paz no es el resultado de un simple deseo. La paz es el resultado de un esfuerzo intencional y conjunto: comprensión, determinación y fe. Así que dijo: “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.” Romanos 12:18

¿Cómo desea Dios que actuemos frente a los conflictos? El ejemplo de Jesús es vital para nosotros sobre como manejar los conflictos en nuestras vidas. Dios nos instruye a estar en paz ¿Lo hace usted? ¿Qué debe usted hacer para reconciliarse con otros? ¿Qué necesita cambiar en su vida para resolver conflictos y vivir en paz y armonía con otros? Debemos buscar y desear la paz,

Andrea Maldonado C. Directora S&V

Ver más

Preparados para su venida


En el comienzo de un nuevo año dejamos muchas cosas atrás, situaciones agradables, difíciles o complicadas,  pero también damos inicio a nuevos planes en busca de lo mejor, nos fijamos objetivos,  buscando ser mejores para alcanzar prosperidad.

Respecto a la vida cristiana, el apóstol Pablo, al escribir  a los filipenses, les dice: “Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día  de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza a Dios” (1:9-11).

Un hermoso deseo de un hombre visionario, temeroso y fiel, dirigido a hombres y mujeres carentes, necesitados pero  dispuestos y deseosos de hacer la voluntad del Padre.

Estos versículos nos dicen que cada cristiano debe crecer, desarrollarse y proyectarse; conociendo a Cristo, sus principios, su doctrina a través de la Palabra, buscando la madurez espiritual; superando  las debilidades “a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día  de Cristo” abundando en amor, paz, gozo, poder espiritual, capacitándose en todo lo que le asemeje a Cristo, ya que El es la fuente de paz, gozo, fortaleza, consuelo, y bienestar para vivir día a día; sinceros, sin fingimientos, sin falsedad, siendo lo que en realidad debe ser para con el Señor y los demás; irreprensibles  o sin ofensa, como resultado de una comunión íntima con el Padre y el Hijo; llenos de frutos de justicia obras de bien que por medio de Jesucristo glorifiquen a Dios, rebosando en servicio cristiano, mas diligente, mas consciente, mas efectivo, más fructífero, Jesús dijo: Si alguno me sirve, sígame; y dónde yo estuviere, allí también estará mi servidor, Si alguno me sirviere mi Padre le honrará”

Si en este nuevo año te dispones a avanzar en los aspectos antes mencionados  te has quedado como María la hermana de Marta con la parte que  no te será quitada. Estarás preparado para “el día de Cristo” para el encuentro con El.

Todo esto es lo mejor que podemos desear este nuevo año. Y si escogemos lo mejor, cosecharemos lo mejor.

Busquemos cada día estar “Preparados para Su Venida”

Ver más